miércoles, 4 de diciembre de 2013

Productos cosméticos tóxicos !!!

Productos cosméticos tóxicos: ¡Cuidado!


El asunto de los ingredientes cosméticos, ya no sólo alérgenos, sino tóxicos, se extiende también a la mayoría de productos de higiene diarios (lociones, cremas, espumas, geles, champús...), tanto en nuestra higiene como en la de nuestros hijos.

Percibimos nuestra piel como la barrera que nos protege del exterior, pero no somos conscientes de que también absorbe gran parte de lo que entra en contacto con ella. Si lo miramos de ese modo, no deberíamos ponernos en la piel ningún producto que no podamos comernos, puesto que los productos tóxicos traspasan la piel y se depositan para siempre en órganos y tejidos, provocan alergias, irritaciones, dermatitis o incluso cáncer. Y es que, aunque las dosis contenidas de este tipo de sustancias y a las que nos exponemos son bajas y pueden estar autorizadas, son también habituales y contínuas y no por estar autorizadas son inocuas. Por ejemplo, la UE tuvo que prohibir varias de ellas después de llevar tiempo utilizandose, al descubrir que eran potencialmente tóxicas y cancerígenas.

Según un reciente informe encargado a la OMS, tan solo una pequeña fracción de estos componentes han sido investigados, y los científicos vinculan directamente estas substancias con problemas reproductivos, sobre la tiroides, el funcionamiento cerebral, la obesidad y el metabolismo.

Las siguientes sustancias, consideradas por este informe 'amenazas globales' de salud, pasan fácilmente de la piel al interior del organismo, por lo que es recomendable evitar principalmente los cosméticos que contengan en su composición:

  • Parabenos o 'parabens',  son un grupo de productos químicos utilizados como conservantes en la industria cosmética y farmacéutica, y en la preservación de alimentos (conservas, productos precocinados, bollería, salsas, refrescos...). Se usan por sus propiedades bactericidas y fungicidas y se cree (por un estudio realizado en 2004 en la University of Reading, Edinburgo) que los parabenos afectan al sistema endocrino y pueden aumentar el riesgo de contraer algunos tipos de cáncer. Aunque posteriormente otros expertos hayan indicado que no es cierto, numerosas entidades y organismos están detrás suyo y de lo que no cabe duda, es de que si los evitamos, mejor. Existen parabenos naturales (por ejemplo, los arándanos contienen metilparabeno), pero al ser de origen natural, se metabolizará bien y no actuará como xenoestrógeno. La mayor parte de los parabenos utilizados son artificiales, y derivan del petróleo. En la UE (Unión Europea), se les han asignado los siguientes códigos: E214, E215, E216, E217, E218 y E219. En cosméticos se suelen identificar también con estos nombres: Benzoato de sodio, el Sodium (y Ammonium) Laureate Sulphate, butylparaben, methylparaben y propylparaben, isopropyl e isobutyl, por ejemplo. (Ver también enlace 8 y 9 al final)

  • Ftalatos, son productos químicos industriales utilizados como disolventes y para la fabricación de plásticos más flexibles o resistentes, como el policloruro de vinilo (PVC). Su utilización se ha generalizado, de manera que se pueden hallar en juguetes, envases de alimentos, mangueras, impermeables, cortinas de baño, suelos de vinilo, cubiertas de pared, lubricantes, adhesivos, detergentes, esmalte de uñas, lacas para el pelo y champú, cosméticos, etc.  Son especialmente contraindicados en pieles con algún tipo de dermatitis y no dejan respirar bien la piel. Algunos han sido prohibidos en Europa, porque estudios en humanos sugieren que están relacionados con problemas como descalcificación osea, asma, problemas de fertilidad e incluso cáncer de mama. Se puede encontrar como Dietil Ftalato (DEP). El Parlamento Europeo aprobó en 2005 la eliminación definitiva de seis tipos de ftalatos detectados en juguetes y artículos de puericultura que se vendían en la Unión Europea. La lista incluía tres ftalatos dañinos para la fertilidad (DEHP, DBP y BBP) y otros tres perjudiciales para el hígado (DINP, DIDP y DNOP).

  • Fenoxietanoles, son conservantes que se emplean como [malos] sustitutos de los parabenos, para prevenir los microorganismos y también como fijadores, para alargar la vida de un cosmético.
    Se les acusa de causar vómitos, diarrea, alergias y deprimir el sistema nervioso central. Se cree que los éteres de glicoles (un compuesto de la misma familia), puede tener efectos nocibos sobre el desarrollo fetal. 
  • Benzofenonas, es una cetona aromática, un compuesto importante en fotoquímica orgánica, perfumería y como reactivo en síntesis orgánicas. Actúa como filtro de las radiaciones UV en las cremas solares, aunque también se utiliza en perfumes y jabones para evitar que la luz ultravioleta degrade el olor y el color de estos productos. Interfieren en la regulación hormonal, imitan al estrógeno en nuestro organismo, y se consideran discruptores endocrinos, además de estar relacionadas con la endometriosis. (Ver abajo enlaces 11, 12 y 13)
  •  Los colorantes y los tintes también aumentan la incidencia de alergias, además de ser muy perjudiciales para el medio ambiente. Se identifican fácilmente en el etiquetado: llevan un código de dos letras seguido de varias cifras, como por ejemplo CI45430.
  • EDTA: Otros ingredientes a evitar, por su toxicidad para el medio acuático, son los EDTA (disodium EDTA, tetrasodium EDTA).
Desde Cosmética natural, os traigo estos otros ingredientes a evitar:
  • Derivados del petróleo (parafinas y siliconas): Son derivados del petróleo y del silicio respectivamente. Cubren la piel con una película plástica que tapona los poros evitando su respiración y la eliminación de toxinas ,extrayendo la humedad natural de la piel. provocan acné y reacciones alérgicas. Algunas parafinas se acumulan en hígado, riñones y ganglios linfáticos. Se pueden encontrar en las etiquetas como Mineral oil ,Petrolatum, Dimethicone, Cera microcristalina...
  • ALUMINIUM CHLOROHYDRATE, SULFATE y OTRAS SALES DE ALUMINIO. Muy usados en desodorantes, taponan las glándulas sudoríparas evitando la eliminación de toxinas. Favorecen enfermedades degenerativas (ej. Alzheimer).
  • PEG´S. Se utilizan como emulgentes para mezclar ingredientes oleosos con acuosos o como tensioactivos (detergentes) para productos de higiene. Hacen la epidermis más permeable, eliminan su función de barrera ,dejándola expuesta a infecciones, alergias y sustancias perjudiciales presentes en el propio cosmético. Pueden contener residuos de sustancias tóxicas como el 1-4 dioxane, probable causante de cáncer o defectos congénitos. Se les conoce por los prefijos PEG y sufijos ETH (ej.Ceteareth) y OXYNOL. Pueden aparecer en las etiquetas como Polyglykol, Polyethylene , Polysorbate o Copolyol . 
  • DERIVADOS DEL FORMALDEHÍDO. Se usa como conservante. En 2004 la OMS la incluyó en la lista de sustancias cancerígenas por incrementar el riesgo de cáncer de nasofaringe y de leucemia. Actualmente no se incluye el formaldehído en la formulación de productos de cosmética e higiene personal, pero sí sus derivados. Se pueden encontrar con los siguientes nombres: Tosilamide-Formaldehyderesin, Benzylhemiformal, 2-Bromo-2-nitropropane-1,3 diol (Conocido como bronopol), 5-Bromo-5-nitro-1,3-dioxane, Methenamine, Quaternium-15, Diazolidinyl urea, Imidazolidinyl urea, DMDM Hydantoin, Sodium-Hydroxymethylglycinate.
  • COMPUESTOS POLICÍCLICOS. Se usan para aportar olor a los productos. Se acumulan en el tejido adiposo o en la leche materna. Tienen efecto sobre las hormonas y pueden dañar el hígado. Son la causa más frecuente de reacción alérgica a los cosméticos. Algunos de ellos son el Tonalide (AHTN) y Galaxolide (HHCD).
  • NITROALMIZCLES. Se utilizan principalmente en los perfumes. Sustituyen a los almizcles ya que éstos son más caros. Se acumulan en el cuerpo y llegan a la leche materna. Entre ellos, hay que evitar de manera especial el Xylol y Ketona son potentes alérgenos, cancerígenos y disruptores endocrinos (interfieren con el sistema endocrino).
¡Menuda lista!, ¿verdad?. Vamos a ponerlo un poco más fácil... una pequeña tabla imprimible para meterla en la cartera cuando vayamos a hacer la compra con todos estos nombres raros, ¿os parece?
(Click sobre la imagen para ampliar y guardar)

Acordaos siempre de mirar en qué posición está cada substancia en la lista de ingredientes. Al principio, las de mayor concentración, al final, las que se encuentran en menor proporción. Y tened presente esta recomendación también en el maquillaje . Por ejemplo, si os 'anuncian' una crema "CON ALOE VERA" y cuando mirais la lista de ingredientes, figura 'aloe vera' entre los primeros ingredientes, significa que la concentración de aloe que tiene esa crema es alta, osea, que no os están engañando. Si al mirar la lista teneis el aloe el último, esa crema, en cuanto a la cantidad de aloe se refiere, es más bien un timo.

Otro caso que no se suele tener en cuenta es el de las toallitas para limpiarles el culete (y en realidad todo, anda que no van bien cuando se vomitan encima o se ponen perdidos 'de otras cosas' y estamos fuera de casa, ¿verdad?) ¿Pero os habeis leído la lista de ingredientes que hay detrás del dobladillo? Yo he tirado estos días un montón de muestras de cuando mi hija era bebé (ahora ya tiene seis años) y casi me muero de lo que le ponía, productos de bebé, de farmacia, ¡y eran basura pura!!! :(

Los productos ecológicos no contienen (o no deberían contener) sustancias químicas sintéticas. Por ello, mi particular recomendación para toda la familia, pero sobre todo para los pequeños de la casaque se están desarrollando y su sistema es aun inmaduro, es utilizar este tipo de productos en su higiene, que suelen contener aceites esenciales puros que aportan excelentes beneficios (aunque en ocasiones también puedan producir reacciones y alergias, cuidado) pero siempre sin los riesgos de la exposición a sustancias químicas que puedan ser tóxicas. En estos productos, normalmente el único agente conservador que hay es la vitamina E.

Cuidado con algunas marcas que se proclaman 'verdes' o 'naturales', porque hay mucho timo suelto por ahí. Mirad siempre la composición del producto y comprobad la etiqueta certificada 'eco'/'bio'.


Por tanto, como alternativa a los geles/champús convencionales, recomiendo geles sin jabón (que reseca la piel y no es necesario cuando hablamos de la 'suciedad' o sudor de niños) y con ingredientes 100% naturales, que siempre serán menos perjudiciales. Por ejemplo las líneas de higiene para bebés Weleda o Cattier, ambas en su versión champú y gel -todo en uno-, aunque existe un amplio catálogo de posibilidades. Estos productos tienen un precio similar a los farmacéuticos (cabe mencionar que Mustela ha suprimido parabens, ftalatos y fenoxietanoles en su línea de higiene para bebés), pero en mi opinión son mejores y realmente vale la pena gastarse el dinero.



Y para el resto de la familia, si el presupuesto no llega para tanto, os dejo también una propuesta decente (que no ideal), pero asequible: La gama Sanex ZERO y Timotei Cero. (Gel de ducha, desodorante, champú).


Incluso se ha creado una petición en Change.org para que Chicco, Dodot y Johnson's dejen de usar phenoxyethanol en sus productos para bebé.



                                         Fuente; Por un embarazo y parto respetados.

1 comentario:

  1. Woooow pedazo entrada más currada!!

    Yo soy cada vez más maniática con este tema... Será por tener a la peque.

    Gracias por la info!

    Araceli
    Reparación aire acondicionado madrid

    ResponderEliminar